AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

Cordes-sur-Ciel, el pueblo más bonito de Francia

Debido a su altitud, Cordes-sur-Ciel se encuentra rodeado durante las épocas más frías del año por una enigmática neblina que le confieren un aspecto enigmático y sorprendente. Está considerado el pueblo más bonito de Francia o al menos uno de los más atractivos. ¿Quieres conocer por qué?

Para viajar a Cordes-sur-Ciel tenemos que trasladarnos a la mitad sur de Francia, a unos pocos kilómetros de los Pirineos franceses. Apenas viven en él un millar de vecinos que pueden presumir de residir en uno de los pueblos más bonitos del país. Se trata de un pueblo medieval, situado sobre un monte con cuatro murallas concéntricas que protegen un conjunto de calles estrechas y hasta tortuosas parecidas a un laberinto.

Cordes-sur-Ciel fue fundado en 1222 por Ramón VII de Tolosa, duque de Narbona, un rico y caprichoso aristócrata amante de las guerras y auspiciado durante toda su vida por eternos conflictos y disputas. Y de ahí procede la importancia primitiva de este lugar, Cordes-sur-Ciel como la primera y la más importante de las ciudades fortificadas de Francia. Una de las ciudades medievales francesas creadas para recoger las poblaciones que la guerra había dejado sin vivienda.

Se halla en lo alto de una loma, aunque su propio nombre lo sitúa sobre el cielo, al que hay que subir a pie. Los cátaros y la inquisición han marcado su historia hasta bien entrada la edad moderna lo que propició la salvaguarda de misterios y leyendas que aún perviven en este pueblo medieval. Algunos de ellos, los que rodean al pozo del Mercado de 113 metros y su destacable construcción, las fachadas de las bellas casas góticas, adornadas con esculturas en alto relieve y que, aseguran, contienen mensajes desconocidos.

Otros misterios hacen referencia al manuscrito de las Suertes de los Apóstoles (siglo XIII), que fue encontrado emparedado en la Casa Prunet. Se trata de una recopilación de oráculos en lengua occitana que se conserva en la Biblioteca Nacional. Y también, la imagen del dragón que recorre la historia mítica de Cordes, los nombres de los cursos del agua, la evocación de San Miguel… toda una serie de símbolos que nadie ha podido descifrar jamás.

Viajar a Cordes-sur-Ciel, el pueblo más bonito de Francia, es por tanto viajar a la región de Midi-Pirineos y disfrutar de su festival medieval de julio, todo un homenaje a la artesanía más antigua de la zona. También son importantes sus mercados, como el mercado semanal de alimentos, o durante los meses de verano por la noche los artesanos locales ofrecen sus productos, desde marroquinería hasta bolsos, joyas y pinturas. Y, por último, destacar sus deliciosos viñedos, marca propia de esta región de Francia.

 

Sergio Delgado

redactor www.alasviajeras.com