AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

El hombre que cruza en bicicleta los desiertos más grandes del mundo

Desierto de Chihuahua. Más de 40 grados de sofocante sol. Apenas circulan coches durante horas y el silencio es tan abrumador que quema más que el sol. Es el desierto más grande de América del Norte y une EEUU y México gracias a un área de más de medio millón de kilómetros cuadrados (520.000 km). Un territorio solo para los más valientes.

Este es el caso de Nam, un surcoreano que ha conseguido cruzarlo y desafiando al árido clima y al difícil suelo en bicicleta. Toda una hazaña jamás antes conseguida por el hombre. La historia de Nam con los desiertos es ya todo un reto, ha cruzado hasta seis y le quedan otros tres por completar cruzar los diez desiertos más grandes de todo el mundo. Aunque, asegura, el desierto de Chihuahua ha sido una de las experiencias más duras de su vida.

Ocupa el 36% del total de las zonas desérticas de todo el continente americano y ocupa los valles y el centro de Nuevo México, la zona del río Pecos en Texas, Arizona y cubre gran parte de los estados mexicanos de Coahuila y Chihuahua. Un terreno repleto de cactus, matorrales y árboles sin apenas “vida”. Nam ha conseguido cruzar los valles separados del desierto de Chihuahua por varias pequeñas cordilleras, de las cuales destacan la Sierra Madre Occidental, la Sierra Madre Oriental, la Sierra del Carmen o las temidas montañas Sacramento.

Una travesía, la de Nam, sin motores ni fuerza animal, “la mayor dificultad de este reto, es que existe muy poca información sobre este desierto… además nos enfrentamos a todos los climas, un día caluroso, luego uno de frío y luego otro lloviendo con mucho lodo”, confesó tras terminar su recorrido en bicicleta.

El recorrido lo inició el 13 de marzo en Francisco I. Madero, en Durango. Más tarde entro en Chihuahua por la parte suroriente, justo por el Bolsón de Mapimí. Y de ahí subió por la frontera con Coahuila y a unos 100 kilómetros de llegar a la frontera con Estados Unidos donde cambió el rumbo para formar casi una recta hasta Villa Ahumada, pasando por Coyame del Sotol, y acampando en al menos 7 noches, “no hay muchos hoteles en el desierto, así que me quedé bajo las estrellas”, bromea.

Nam ya tenía experiencia. Participó en la primera expedición en el mundo que recorrió 2 mil 500 kilómetros del río hindú Ganges en Kayak. También en un recorrido de 2 mil 400 kilómetros por las Montañas Altai y el Desierto Gobi, en Mongolia. Además, ha cruzado el desierto Taklamakan en China, el Gran Victoria de Australia, el desierto arábigo en la Península Arábiga, el Gran Basin en Estados Unidos, el Gibson en Australia.

Nam, que tiene dos récords mundiales: uno atravesando el desierto arábigo a pie, que es el desierto arenoso más grande del mundo, y el otro de un recorrido en kayak por el Ganges, donde hizo 2 mil 500 kilómetros, asegura “el de Chihuahua es uno de los desiertos más bonitos que ha recorrido y que México es una de sus mejores experiencias”.

La Fiscalía General del Estado le asignó una escolta permanente, que los acompañó día y noche durante todo el recorrido.  El atleta ya tiene en mente su próximo reto, que será la Patagonia en un recorrido que incluye escalar, kayak, bicicleta y tramos a pie. Le quedarán pendientes el Desierto del Sahara, la Gran Cuenca del Sirio y el Kalahari, como opciones para completar su odisea.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com