AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

El sueño de recorrer el mundo a bordo de una bicicleta

A principios del mes de julio de 2012, Javier y Giselle, amantes del turismo, decidieron recorrer el mundo a bordo de lo que consideran, es el mejor vehículo para hacerlo, la bicicleta. Defienden que la mejor manera para recorrer rutas, senderos y caminos no son los coches ni los grandes vehículos a motor y que la felicidad sobre pedales es más plena y satisfactoria. Desde su web Viajeros de los vientos, siguen narrando sus viajes a dos ruedas y con poca carga en el portaequipajes, y están encantados de empezar cada día una aventura nueva en la naturaleza a bordo de sus bicicletas, en una experiencia que consideran “insuperable, relajante y alucinante”. Alasviajeras ha querido hablar con ellos para que nos cuenten más sobre su original travesía.

 Alasviajeras.- Lo vuestro es devoción por la bicicleta ¿no es así?

En efecto, en el año 2011 nos surgió la idea de dar la vuelta al mundo pedaleando encima de nuestra bicicleta y demostrar así que se trata de uno de los mejores vehículos, mas ecológicos, amigables y fieles del planeta. Fue por esta razón que decidimos hacer este viaje en este noble vehículo, que además es pará nosotros de un disfrute inmenso porque nos da la posibilidad de recorrer lugares únicos de una forma que solo el pedaleo puede darte.

El viajar en pareja hace que nuestras raíces tengan ruedas, y que no haya nada imposible. El amor por la naturaleza, el movimiento y el descubrimiento hace que no se sienta ningún esfuerzo más que el de abrir cada día mas nuestro corazón a cada nuevo amigo que nos vamos encontrando a cada momento.

Alasviajeras.- ¿Cuánto de lejos habéis llegado pedaleando? ¿están adaptados los diferentes destinos a este tipo de turismo?

Hemos recorrimos Argentina, el norte de Chile y Uruguay. Hicimos toda la costa hasta el Chuí. Realmente cada país tiene una cultura diferente pero tal vez sean las diferentes fronteras que nos separan, geográficamente hablando, lo que hace que tengamos más diferencias con algunos que con otros.

Uruguay tiene una sociedad muy cálida y tranquila, la bondad de su geografía la hace ideal para el ciclo turista más aun fuera de temporada turística. Si bien hay muchísimos ciclistas deportivos, en lo respectivo al ciclismo urbano no hay un desarrollo muy fuerte todavía, y eso puede traerte algún que otro inconveniente pero debido a la afabilidad de su gente todo se hace fácil y seguro.

Al otro lado de la cordillera es totalmente diferente. Allí el cicloturismo tanto como el ciclismo urbano y el deportivo están a la orden del día. En realidad, cualquier deporte de aventura lleva muchísimos aficionados y lo hace ideal para recorrer. La costa del pacifico es poesía en imágenes y postales, realmente se entiende porque Chile tiene una fuerte historia en poetas y poetizas… Ver el sol al caer en el ocaso es un espectáculo que debe verse aunque sea una vez en la vida.  Vale la pena conocer y vivirlo por uno mismo. Conocer a otros es también conocerse uno mismo.

Alasviajeras.- ¿Os ha llamado en especial la atención algunas costumbres o estilos de vida encontradas durante vuestros viajes?

Quizá sea por el tiempo que te lleva viajar en bicicleta y la velocidad con la que te vas acercando a ciertos lugares, hace que los cambios en las costumbres no sean tan abruptos, y uno se mimetiza de manera natural y hace suya cada costumbre, que en realidad  no es más que la forma de subsistencia que tiene cada zona. Si viajáramos de otra manera quizás serian extrañas, pero no hemos tenido todavía grandes cruces culturales con respecto a las costumbres.

Lo que sí podría de alguna manera es algo a lo que nos hemos tenido que acostumbrar es al hecho de la aceptación social de la vida nómada y cierto machismo que si es cultural y a veces duele por el trasfondo que se hace muy conservador  frente al tipo de vida que uno elige llevar. Latinoamérica tiene que crecer mucho en ese aspecto.

Alasviajeras.- ¿Qué países os encantaría visitar en bicicleta?

Más bien la región del oriente y también zonas más próximas como Bolivia y Perú, de hecho estamos escribiendo un libro de crónicas noveladas sobre nuestro viaje llamado “Se mas viajero que el viento” el cual es en fascículos que vamos vendiendo y que nos ayuda a poder subsistir llevando adelante este camino, y la idea es terminarlo al llegar a la frontera de Chile y así comenzar a tomar nota para hacer otro sobre Bolivia en bicicleta.

Alasviajeras.- Dadas nuestras entrevistas pasadas con otros viajeros, estos siempre aluden a una experiencia casi mística la de iniciar una travesía así que poco tiene que ver con los clásicos viajes tradicionales, ¿os pasa lo mismo?

Por supuesto. A medida que comienzas a viajar entras como en una especie de trance que te lleva a avanzar cada día un poco más. Uno pierde el miedo y las estructuras se rompen y ya no vuelves a ser el mismo nunca más. Tu concepto de vida sedentaria desaparece, se siente más en carne viva la hipocresía también, nace el desapego que de ninguna manera es desinterés, sino que es el principio de la libertad del ser, te llevan a ir por más. Es como tener una aventura nueva cada día. Un desafío, un volver a abrir tu corazón y tu alma hacia lo nuevo. Acallar la mente y darte la oportunidad de ser cada día alguien mejor. En aventuras así te das cuenta  que eres parte de un todo, y dueño de nada.

Alasviajeras.- Nos gustaría que nos mencionarais algún sitio que quedó especialmente guardado en vuestra memoria…

El Valle del Elqui en Chile. Dueño de un microclima ideal, desde el ascenso en La Serena llegando casi a la cordillera. Es un lugar mágico en serio, si necesitan ver para creer allí tienen la oportunidad. La leyenda de un Tíbet en uno de los puntos más inhóspitos del planeta, escondido y protegido por montañas, hasta del viento de la región, hace que una energía diferente rodee ese lugar junto con sus valles…

Su misticismo, sus caminos, el cielo más limpio del mundo, razón por la cual está lleno de observatorios, sus ríos y cascadas,  la nieve, su gente y sus callecitas nos dejaron huellas imborrables.

Alasviajeras.- ¿Qué consejos daríais a nuestros lectores si están pensando en iniciar algo parecido a vuestro viaje?

Hacerse uno con el ambiente, perder los miedos, no la prudencia obviamente, pero más allá de las bellezas naturales conocer a su gente.  Los lugares turísticos son muchas veces de ensueño, pero hurgar un poco más logrará que se haga nuevos amigos pero sus ojos aprenderán a mirar y no solo ver. Lo demás cuidarse del agua y la alimentación siempre.

Y, sobre todo, un consejo que nunca se alejen demasiado de su esencia, que a veces lo que más nos conviene no es lo que nos hace más felices. Que solo existe el hoy, que lo más importante y valioso es nuestro tiempo y la oportunidad de ser feliz esta siempre esperándonos.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com