AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

“Es muy común escuchar entre viajeros que a India la amas o la odias”

El pasado mes de abril, Lucas y Ludmila, una pareja de Buenos Aires, decidieron dejar sus acomodados trabajos y decir adiós a la rutinaria vida laboral. Vendieron todas sus pertenencias y empezaron a recorrer el mundo. Se consideran dos apasionados de la vida y siempre soñaron con la idea de poder dejarlo todo y salir a recorrer el mundo, conocer nuevas culturas y nuevas personas. Así lo hicieron. Y si a esto le sumamos otras pasiones, como escribir y sacar fotos, también da como resultado su blog, www.mochilasenviaje.com, donde cuentan todas sus experiencias en estos casi cinco meses de un viaje que no ha hecho otra cosa que empezar.

Alas.- ¿Cómo ha empezado vuestra aventura?

Primero viajamos mucho por nuestro país, que ya de por sí es grande. Pero también conocemos ya varios países de Latinoamérica como Bolivia, Perú, Uruguay y Brasil. También estuvimos algunos días en Estados Unidos. Ahora estamos en Asia, precisamente en India. Es el primer país que visitamos de nuestro recorrido por esta parte del mundo. Ya estamos aquí hace más de 3 meses. Cada país tiene su encanto. Cada país, cada pueblo o ciudad que visitamos tiene sus particularidades. Tiene una lógica cultural que le es propia.

Alas.- Los que visitan India, se sorprenden por el contraste de su cultura, ¿también os ha pasado a vosotros?

Sin lugar a dudas India nos ha sorprendido, quizá por ser una cultura tan distinta y lejana a la nuestra. India nos ha sorprendido para bien, con su gente, su modo de funcionar, su simpleza y sencillez.

Pero también nos ha sorprendido para mal. India tiene muchas deudas pendientes con la sociedad, sobre todo con las mujeres. Las grandes ciudades suelen ser caóticas y todo el tiempo uno tiene que estar defendiéndose de toda clase de timos.

Es muy común escuchar entre viajeros la siguiente frase “A India la amas o la odias”. A nosotros no nos pasó ni una ni otra, a India simplemente la vivimos y eso ya de por si es una experiencia muy fuerte. India nos obliga a adaptarnos, a transformarnos y a descubrimos día a día.

Alas.- Si tuvierais algún amigo que quiere viajar a algún país, ¿cuál le recomendarías?

Recomendaríamos el mundo como un lugar para recorrer y aprender de él. Todo encuentro con otra cultura nos confronta con nosotros mismos, con nuestra forma de ser y de pensar. Y además cada país tiene su encanto, tiene sus paisajes y su gente.

Latinoamérica es un hermoso lugar para recorrer: desde el sur de Argentina hasta el norte de México. Quizá por allí andará nuestro próximo viaje. Sin lugar a dudas, América del sur es nuestro lugar en el mundo.

Alas.- ¿Qué aspecto a alguna sociedad en concreto os llamó especialmente la atención?

La religiosidad y el misticismo hinduista nos llamaron por completo la atención. Sea desde una pequeña ceremonia en un templo sencillo para Ganesha (dios hindú) o los bañamos purificadores y las cremaciones que se  realizan a orillas del río Ganges para limpiar el karma (en Varanasi). El hinduismo es muy fuerte, la gente lo vive con mucha pasión y eso se ve en cualquier calle de India. Tal vez esto nos llama la atención porque nuestra mentalidad occidental (racional y materialista) no nos permite entender la espiritualidad del país.

India ha sido el país que más nos ha confrontado con la espiritualidad y la religión. Aquí conviven pacíficamente millones de hinduistas, con musulmanes, con hare krishnas, con católicos y con Sijs (Una religión que prácticamente descubrimos acá, son fáciles de distinguir por el turbante en la cabeza).

Alas.- ¿Qué países os gustaría visitar ahora?

Cada vez que abrimos un mapa empezamos a soñar. Ahora estamos concentrados en seguir viajando por el este de Asia. Pero nos gustaría medio oriente o África.

Pero nuestro próximo país es Nepal. Tenemos muchas ganas de cruzar la frontera y estar allí. Nepal siempre nos llamó la atención. Quizá por su sencillez o por ser un pequeño país entre dos grandes, India y China.

Por lo pronto estaremos un mes más en India. Planeamos recorrer algunas playas del Golfo de Bengala y luego subir hasta la ciudad de Darjeeling y recorrer el noreste de India. Luego iríamos a recorrer el Sudeste asiático. Luego tenemos ganas de cruzar a China y Mongolia, pero no nos adelantemos en el tiempo.

Alas.- Para Lucas y Ludmila, la principal motivación a la hora de emprender un viaje es…

El aprender. Viajando uno conoce y se conoce. Los viajes traen transformación. Uno vive en otro tiempo y en otra realidad y eso es muy enriquecedor. Viajar nos permite valorar muchas cosas. Nos permite pensar.  Y viajar, también, ayuda a fomentar la capacidad de asombro. Uno está más sensible a lo que lo rodea.

Alas.- ¿Podrías destacar alguna localidad especial que os haya llamado poderosamente la atención?

Un lugar que nos ha fascinado fue el Salar de Uyuni es Bolivia. Miles de hectáreas blancas, uno de los desiertos de sal más grandes del mundo. El lugar es imponente y mágico. No parece real.

El día previo a que lo visitemos había llovido, por lo cual todo el salar estaba cubierto de unos centímetros de agua lo cual creaba un efecto fantástico. Todo el salar se había convertido en un gran espejo donde se reflejaba absolutamente todo, desde el cielo hasta nosotros mismos.

Nunca vimos algo tan majestuoso. Bueno, sí, tal vez lugares más conocidos pero no menos impresionantes como el Taj Mahal o Machu Picchu

En Perú tuvimos la suerte de visitar la selva amazónica. Estuvimos en Puerto Maldonado, conviviendo casi una semana con todo tipo de animales y plantas. La selva nos encantó, tenemos ganas de volver.

Alas.- ¿Podríias dedicar algunas palabras a los lectores de alasviajeras.com?

Que se animen a viajar. Que el mundo es un lugar hospitalario y en todos lados habrá gente dispuesta a recibirlo con los brazos abiertos. Solo es cuestión de animarse, de dar el primer paso.

Recomendamos informarse sobre el destino, con el objetivo de sacarle un mayor provecho. Sobre todo si son realidades muy distintas. Pero no caer en lo que muchos viajeros hacen. Seguir al pie de la letra las guías de viaje, a nosotros esa idea no nos termina de convencer. Nos gusta dejar que el camino nos sorprenda, y que viaje tome forma solo. Cuando uno se deja asombrar, las cosas suelen salir mucho mejor. Y la mejor forma de conocer los lugares no es con una guía, si no interactuar con la gente y con una sonrisa.

También les decimos que viajar no es tan caro como todos se imaginan, depende de cómo uno quiera viajar. Por lo cual no nos llenemos de excusas antes de salir a la ruta.

Muchos se excusan con que el mundo es peligroso, con que viajar es caro y con que es una pérdida de tiempo. El hombre de por si es sedentario. Pero aquel que tiene espíritu nómade y se anima a recorrer el mundo ya tiene de por si su recompensa. Y gracias a los encuentro con diferentes culturas nos entendemos mejor a nosotros mismos.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com