AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

La ruta de El tiempo entre costuras

Madrid, Portugal y Marruecos son los escenarios de la serie revelación de la última década. Una exquisita novela de misterio y pasión que encandila cada semana a un elevado número de espectadores. ¿Conoces sus escenarios? Te los contamos aquí.

Es la serie de moda, y cada semana reúne a casi cinco millones de telespectadores frente a la pequeña pantalla. Antena 3 lidera los lunes gracias a la adaptación televisiva de uno de los fenómenos literarios más destacados de los últimos tiempos, El Tiempo entre Costuras. Una novela escrita por María Dueñas que transcurre en la España gris de principios del siglo XX y que tiene a la costurera Sira Quiroga como principal protagonista.

Antes del estallido del golpe de estado de 1936, Sira decide abandonar su Madrid castizo y marcharse con un hombre al que apenas conoce al norte de África. Más tarde se verá envuelta en una trama de espionaje durante la II Guerra Mundial. Una brillante y adictiva historia que ha puesto de moda diferentes escenarios a lo largo de Europa y África y que Sira recorre durante su pequeña aventura.

De la castiza Madrid con sus callejuelas, sus locales castizos y el centro de una ciudad paradigma del sueño y las esperanzas de todo español de provincias, a Tánger. La ruta de El Tiempo entre costuras es fascinante. La primera parada es Tánger, cercana al estrecho de Gibraltar y antigua ciudad española situada en el norte de Marruecos. Es, tras Casablanca, el mayor centro industrial del país y una de las ciudades más fascinantes. Todo un abanico de culturas, olores y unos edificios emblemáticos que merecen la pena ser descubiertos. Entre ellos, la Medina, La Gran Mezquita y el Museo Dar El Mandoub, por no hablar de sus increíbles playas.

Otro destino de Sira es Tetuán, capital durante buena parte de la primera mitad del siglo XX del protectorado español en Marruecos. Conocida como “la paloma blanca” es toda una puerta entre España y África. La Antigua ciudad como Patrimonio de la Humanidad, el Palacio Real, las mezquitas y sus casas blancas la confieren de un atractivo único, el de una ciudad que ha sido óbice de misterios y leyendas por doquier y donde la herencia española continúa muy presente.

Lisboa ocupa un especial protagonismo en El tiempo entre costuras. Y hoy en día, es una de las capitales europeas más económicamente accesibles y no por ello menos fascinantes. Situada en la desembocadura del rio Tajo, sus empinadas callas ofrecen un ambiente acogedor y único. Entre sus múltiples sitios de interés, el Castillo de San Jorge, el Barrio de la Alfama, la Catedral de Lisboa, el Convento do Carmo, la zona de Belém, el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém, La Baixa, el Teatro Nacional Doña María II, la Praça do Comércio, el Rossio o el Monasterio de los Jerónimos, ente muchos otros. Pero no solo Lisboa es uno de los escenarios portugueses que aparecen en esta serie, también Cascais, una de las ciudades más bonitas del país, lugar de la élite portuguesa y europea de principios de siglo al borde del Atlántico y Estoril, donde se pueden encontrar las playas más bellas de todo Portugal.

Y, por último, Aranjuez. Uno de los pueblos con más encanto de Madrid y una de las localizaciones de la capital con más importancia en la novela y en la serie de tv. Sobre todo por la estación de trenes de Algodor. En ella ya no circulan trenes pero los encargados de la serie decidieron que Aranjuez fuera el escenario de la estación de trenes de Tetúan.

Sergio Delgado – redactor de www.alasviajeras.com