AlasViajeras.com

Traveling Wings in English

A dóndequieres

viajar

Las fuentes de Roma

Viajar a Roma es imagen del romanticismo más clásico y edulcorado de la vieja Europa. Una ciudad preciosa que rebosa arte por sus cuatro costados y una capital turística ya no solo de Italia, sino de todo el mundo. Cada año, millones de turistas visitan a una de las consideradas como ciudades del amor para admirarla y, cómo no, para dejarse conquistar por las fuentes de Roma.

Forman parte de la decoración urbana de la ciudad y hay tantas, que es difícil quedarse con cuál de ellas nos parece más bonita. Las hay con más de 400 años de historia y son uno de los grandes atractivos de esta ciudad eterna de Italia, ¿Nos acompañáis en un tour por las fuentes de Roma?

Fontana di Trevi es el punto terminal del antiguo acueducto “Acqua Vergine” y fue mandado construir por Marco Vipsanio Agrippa. Su aspecto actual fue terminado alrededor de 1751 por Bernini y es una de las imágenes de Roma. Si la visitas, debes arrojar una moneda a ella, eso significa que volverás.

– Fuente del Moisés. También es conocida como la fuente del Agua Feliz y al viajar a Roma las encontramos en la Plaza de San Bernardo. Su nombre deriva del Papa Sixto V quien la mandó construir en honor a San Moisés que hacía brotar el agua de las rocas según la Biblia.

– Fuentes Plaza Farnese. Menudas pero de una belleza espectacular, provienen de las históricas Termas de Caracalla.

– Fuente de la Barcaza. Construida entre los años 1627 y 1629 por Bernini en plena Plaza de España, en la escalinata de la Trinidad de los Montes, tiene forma barcaza que se hunde, para recordar, según dice la tradición, una barca que, a causa de la inundación del Tíber en la Navidad de 1598, se encontró en este sitio.

– Fuente Plaza de San Pedro. Se encuentra decorada por dos grandes fuentes en sus chorros caen grandes tazas monolíticas rescatadas de otros monumentos romanos.

– Fuente de las Nayades. Al viajar a Roma la podemos encontrar en la Plaza de la República y fue construida en 1901 con el objetivo de dar un aire más esplendoroso a la via Nazionale.

– Fuente del Tritone. La podemos observar en la Plaza Barberini y es de las más antiguas, 1642. Tiene una oscura leyenda: hasta el siglo XVIII se acostumbraba dejar frente a esta fuente los cadáveres de personas desconocidas.

– Fuente del Gianacolo. O fontanone del Gianicolo se encuentra en la espectacular cime del Janículo. Fue mandada a construir por el Papa Paulo V en el siglo XVII como punto terminal del acueducto de Trajano apenas reconstruido.

– Quattro Fontane. Mandadas a construir por Sixto V las podemos encontrar en el ángulo de los cruces entre la Via delle Quattro Fontane y Via del Quirinale.

Sin embargo, estos no son las únicas fuentes de Roma que hay que visitar al viajar a Roma, la Plaza Navona reúne hasta varias monumentales, como la de los Cuatro Ríos, la del Moro y la de Neptuno. También cabe destacar la fuente de las abejas en la esquina de la Plaza Bernini, la fuente d las tortugas en la Plaza de Mattei o la de Balbuino, además de otros muchas fuentes ornamentales más alejadas del centro de la ciudad de Roma.