Viajar a REPÚBLICA DOMINICANA


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

República Dominicana

Viajar a la República Dominicana es visitar una de las islas de centro América, en el mismo archipiélago de las Antillas. Comparte isla, la Española, con Haití aunque la realidad de ambos países es bien diferente. La República Dominicana es uno de los países latinoamericanos con más tradición turística que existe y perteneció a España desde su descubrimiento hasta la primera mitad del s. XIX heredando de ésta raíces culturales, el idioma -el español- y la religión más practicada, el catolicismo. Más de 9 millones de personas habitan en ella y es otras pequeñas islas están dentro de su territorio, como son Saona, Beata, Cabritos, Catalina, Catalinita y Alto Velo, así como islotes de diferentes tamaños.

No fue habitada hasta el s. VII y fue un único país con Haití, además destaca por ser el primer asentamiento de Colón allende los mares albergando así la primera catedral "europea" y el primer castillo en el nuevo continente. Dado su mejora situación económica respecto a Haití le hacen óbice de grandes olas migratorias y ha vivido en su historia diferentes ocupaciones, por parte de estadounidenses y franceses, que sin embargo no han conseguido superar la impronta española. Vivió una dictadura, por Rafael Trujillo, durante más de 30 años (1930-1961) que mermó su progreso pero la situación privilegiada en el archivisitado mar Caribe y el océano Atlántico ayudaron a su recuperación económica, aunque no es de las regiones más prósperas de América. El pico Duarte y las cordilleras Septentrional, Central y Oriental le dibujan una geografía eminentemente montañosa. Puede presumir de numerosas lagunas, lagos y ríos como el Ozama, Yaque del Norte, Yuna y Yaque del Sur, alguno de los más famosos y su clima es, principalmente, tropical con altas temperaturas y lluvias abundantes. Se divide en 32 provincias más la capital, Santo Domingo y su población es mayoritariamente mulata. Es la capital del merengue, como símbolo cultural autóctono, y alguno de sus sectores más importantes son, a parte del turismo, la minería, el sector inmobiliario y la agricultura. En su capital, viven casi un millón de personas y se sitúa en la desembocadura del anteriormente mencionado rio Ozama. El turismo ha empujado al desarrollo de sus infraestructuras así como su estabilidad económica. Es una ciudad con un elevado número de centros comerciales, clínicas privadas y universidades.

Visitar esta isla es deleitarse con las sorpresas que Santo Domingo prepara a sus habitantes. Algunas de ellas son, su mercado colonial, el zoo, la casa de teatro, la casa de Colón, la catedral santa María La menor, calle El Conse, el teatro nacional Eduardo Brito, la puerta de la Misericordia, la avenida George Washington, el museo de arte moderno, parques como Enriquillo, Mirador Sur o el de la Independencia, la orquesta sinfónica nacional, el bulevar 27 de febrero, plaza Guibia o la de Juan Varon, la plaza de la Cultura, el palacio de bellas artes, el parque Mirador Sur, el malecón, el parque Colón, el parque metropolitano Las Praderas, la plaza de España, su barrio Chino, el parque Núñez de Cáceres, museos como el del ámbar, el de historia y geografía, el altar de la Patria, el naval, el de las casas reales, el de Duarte, el del hombre dominicano o el de arte natural, su impresionante puerto, avenidas como la de Ortega y Gasset, Luperón, Tirandetes o Churchill, Punta Cana -el cabo más famoso y transitado-, la playa de Samaná o la de Bávaro, los altos de Chavón, la bahía de las Águilas, el balnerario la Toma, las Terrenas, la impresionante playa Dominicus en Bayahibe y su parque nacional del este, la playa La Bonita en Las Terrenas, el parque nacional Tres ojos, sus murallas, el monumento al niño por nacer, el sepulcro de Geraldini o las históricas casas de Juan de Villoria y las gárgolas, son solo algunas de ellas. Un turismo que combina a la perfección, turismo de playa con turismo histórico y monumental.

Viajar a la República Dominicana es adquirir su tradicional ámbar, cerámica, cestería, objetos de cuerno, cuero, concha de caracol, ámbar, alfarería, máscaras de diablos, cajas de música o cuadros. En cuanto a su gastronomía, destaca la carne guisada, las legumbres y el arroz, así como cocina de la vecina Haití con aires africanos. Alguno de sus platos más característicos son, chicharrones de pollo, pescado frito, sancocho con aguacate, habichuelas con carne, majarete -crema de maíz con canela en polvo-, asopado de mariscos, moro de guandules, pastelón de yuca o chico picante. En sus dulces, el arroz con leche, pudin de pan o dulces de coco o batata, por ejemplo. Y para beber, el ron dominicano tan famoso, la cerveza presidente, aguardiente triculí o el mamajuana, un licor de miel, especias, ron y raíces.

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias