Viajar a LIECHTENSTEIN


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

Liechtenstein

Viajar a Liechtenstein es dejarse cautivar por uno de los países más pequeños de Europa y el sexto de menor tamaño del mundo, con apenas 160 kilómetros cuadrados y conocido por su característica de paraíso fiscal pero no por ello menos atractivo que el resto. En la antigüedad era una provincia romana más y de su independencia del Sacro Imperio romano germánico a principios del 1800 heredó su lengua, el alemán. Apenas lo habitan 36.000 personas y está regido por una monarquía, a la cabeza de la cual se encuentra el rey Juan Adán II. Su economía está altamente industrializada, apenas tienes recursos naturales y los impuestos que soportan sus habitantes y sus empresas son bajos. Mantiene una relación con su país vecino, Suiza, con quién comparte moneda.

El primer viaje a Liechtenstein es a su capital, Vaduz, situada a orillas del Rin. Es dónde vive la familia real y es el centro financiero y cultural del país. Su población apenas supera los cinco mil habitantes y es uno de los destinos europeos clave para practicar el esquí. Como anécdota, no tiene acceso en tren -pese a ser la capital- pero el turista podrá usar su sistema de autobuses lo cual no supone un problema debido a las limitaciones de tamaño de la ciudad y del país en general. Sólo existe un tren que pasa por la capital y es el apeadero de la línea que enlaza Viena con Zúrich.

En Vaduz se puede planear un viaje a su famoso castillo, y al festival de cine que se celebra durante el mes de julio. La ciudad ofrece una pequeña ruta turística sobre el escritor alemán Goethe y dos interesantes museos, el de correos y el de esquí. Además las famosas estatuas de de los caballos de bronce. También se pueden contemplar otros monumentos y catedrales en otras ciudades repartidas por la geografía como la capilla de san José en la localidad de Planken, la de santa María en Tries con un encantador centro histórico, la de san Pedro en Balzers, ciudad que conserva el castillo de Gutenberg, de los más famosos del país o las ruinas romanas de Schaan.

Sus vinos, su tradición filatélica y una artesanía fabricada con cerámica y mármol son sus productos más tradicionales. Entre su gastronomía, lo tradicional es comer sus famosas kasknopfle, pequeñas albóndigas de queso, sus salchichas o wurst y sus famosas sopas  para entrar en calor.

 

 

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias

Que ver en LIECHTENSTEIN

  • De interés cultural
    Caballos de bronce
    Vaduz, Liechtenstein

  • De interés cultural
    Palacio de Liechtenstein
    Vaduz, Liechtenstein

Memoria usada: 42062.3 KB de 46336 KB
Próximamente