Viajar a MONTENEGRO


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

Montenegro

Viajar a Montenegro es comprobar in situ la realidad más fiel de los países balcánicos. Y es que en el año 2006, tras un referéndum, Montenegro conseguía la independencia de su unión con Serbia, con anterioridad había pertenecido a la República Federal de Yugoslavia. Óbice de grandes disputas desde hace siglos, fue una de las regiones más castigadas por la guerra de los Balcanes y hoy en día, las huellas de ese conflicto continúan observándose no solo en su paisaje, si no en sus gentes. La forman más de 600.000 habitantes y su extensión es similar a la de la isla de Puerto Rico. Su mapa étnico ha sido el causante de sus continuas trifulcas a lo largo de la historia y la mayoría de habitantes pertenecen a la iglesia ortodoxa, aunque se presentan diferentes variantes, así como el idioma, el montenegrino, considerado un dialecto del serbio. Es candidato oficial para entrar en la OTAN y la UE, lo que les ayudaría cara a su modernización y el desarrollo de sus infraestructuras, de las cuáles carecen. La industria minera, textil, forestal y el tabaco son los puntales de su economía y desde hace algún tiempo está viviendo un progresivo aumento de su industrialización, clave para su futuro más inmediato.

Se divide en 21 municipios y su capital es Podgorica. Viajar a Montenegro está cada vez más de moda, y sus circuitos son de los más económicos, su capital es altamente atrayente de turismo y reúne a un tercio de la población total del país. Se encuentra situada en la confluencia entre los ríos Moraca y Ribnica. La banca y las finanzas han aumentado desde el año 2000, también sectores como las telecomunicaciones, la industria pesada y destaca la del aluminio. Viajar a la capital es visitar la torre de Sahat-kula, la fortalreza de Adzi-pasa Osmanagica, las ruinas de Nemanjica Grad, el edificio de la universidad y los yacimientos arqueológicos de las antiguas ciudades de Doclea, Stara Varos, y Vezirov. Hay que destacar que muchos de sus tesoros fueron destruidos en la guerra, no obstante se pueden contemplar enormes vistas de los Balcanes desde la muralla y el bastión de San Juan. El Parque Nacional de Durmitor también es de visita obligada. Otras ciudades a tener en cuenta en viaje a Montenegro son, Niksic importante en cuanto a sus industrias y con edificios barrocos pero también sede de peligrosas mafias. También Bijelo Polje y la importante iglesia medieval de san Pedro o Pljevlja, con un auge del turismo de invierno y ecológico.

A parte de su gran tradición deportiva -sobre todo con el fútbol como deporte de referencia-, Montenegro tiene en la decoración de la madera como uno de sus productos más típicos y también, sus vistosas vasijas. En un viaje a estas tierras, hay que probar su curiosa gastronomía dónde estaca el burek, una empanada rellena de carne o queso, la corba o sopa de carne, spsrka salata que es una ensalada a base de pimiento, pepino, cebolla, tomate, jalapeños y cubierta con queso blanco, los lignje o calamares a la plancha y de postre, los oris na vareniku, parecido al arroz con leche. La cerveza niksicko y el aguardiente rakija son las opciones para beber más populares.

 

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias

Memoria usada: 42050.1 KB de 46336 KB
Próximamente