Saltar al contenido

Cruza nadando el Río de la Plata sin una pierna

Tras superar una fuerte depresión a causa de un accidente de moto que le ocasionó la pérdida de una pierna, Gustavo Villarreal confió en el deporte y en su afición a nadar para realizar un viaje extraordinario: desafiar la bravura del Río de la Plata y cruzar la distancia que separa las costas de Uruguay y la de Argentina.

Esta es una historia de superación personal. Con tan solo 21 años, un grave accidente de tráfico le ocasionó a Gustavo Villarreal, vecino de Buenos Aires (Argentina), la amputación de una pierna. Desde aquel momento, su vida cambió para siempre y tuvo que aprender a vivir sentado en una silla de ruedas. Las drogas y al alcohol fueron una peligrosa tabla de salvación para superar la depresión en la cual se había metido. Con mucha fuerza de voluntad, con el cariño de su esposa y la práctica de su gran afición, la natación, la vida de Villarreal volvió a ver la luz.

Villarreal se convirtió en el primer discapacitado físico en cruzar a nado el Río de la Plata, partiendo de Colonia en la costa de Uruguay y llegando, diez horas más tarde, al mismo puerto de Buenos Aires. No es la primera vez que intenta llevar a cabo tal hazaña. Varias han sido las ocasiones que este nadador aficionado ha puesto en marcha un viaje extraordinario surcando las bravas aguas de La Plata. La última vez, por recomendaciones de la Prefectura Naval, tuvo que abandonar la hazaña a mitad ante las inclemencias meteorológicas.

Subirse a la lancha que le acompañaba, donde viajaba un equipo de apoyo formado por su mujer y su médico, no mermó sus ilusiones de conseguir al fin este reto. Fueron 52 kilómetros pero que para Villarreal “parecieron 150. Nunca salí tan cansado, y mira que hice anteriormente dos travesías de más de 70 kilómetros por el río Paraná, que me ocuparon más tiempo de nado, pero ninguna tan pesada como ésta”, declaró exhausto al llegar a su destino, donde familiares y amigos le esperaban para arroparle.

Esta aventura se vuelve más difícil todavía debido a las características del propio río de la Plata. Es uno de los más anchos del mundo y las corrientes en contra son una constante que perjudica, incluso, el trabajo de los barcos. Las grandes olas también dificultan el acceso de cualquier nadador que pretenda llevarlo a cabo. Con el lema “No a las drogas, sí al deporte”, este jubilado argentino quiso, también, dar ejemplo a otras personas que como él no lo tuvieron fácil en la vida y que entiendan que el deporte y la consecución de metas son alicientes para encauzar la vida de uno mismo aunque en ocasiones vea que no es posible.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com