Saltar al contenido

El polémico yate de 380 millones de Teodoro Obiang JR

Surcar los mares con todo tipo de caprichos a bordo, era uno de los sueños del hijo del jefe de Estado de Guinea, Teodoro Obiang. Otro, que su yate se pareciera al famoso Eclipse de Abramovich. Lujos como un cine, un bar y un sofisticado sistema de seguridad le han valido críticas de corrupción por la ONG Global Witness.

118,5 metros de eslora, una piscina, un cine, bar, restaurante y hasta un sistema de seguridad completo con barreras fotoeléctricas y puertas que se abren con las huellas dactilares. Estas comodidades, entre otras muchas, son las que tendrá el nuevo super yate de lujo de Teodoro Nguema Obiang Mangue, hijo del actual jefe del Estado de Guinea. Teodorín, que es así como se le conoce al acaudalado hijo, acudió a unos astilleros alemanes para hablar con la empresa Kusch Yachts. Su objetivo era tener un yate parecido al famoso Pelorus del no menos millonario, Roman Abramovich, propietario también del yate más caro del mundo, el Eclipse, valorado en 1.200 millones de dólares. El de Teodorín, de momento, no pasaría de la nada despreciable cifra de 380 millones de dólares.

Dicho yate empezó a ser construido a finales de 2009 y pese a contar con un presupuesto inicial de 250.000 dólares, las nuevas peticiones del hijo de Teodoro Obiang hicieron incrementar paulatinamente esta cifra. Sin embargo, este caro capricho no ha estado exento de polémica. La organización anticorrupción Global Witness ha denunciado que el coste de este yate exclusivo equivale a casi tres veces los fondos que este país africano rico en petróleo, destina a partidas como la sanidad y la educación, “380 millones de dólares es una cantidad tremenda y que el hijo del presidente de un país tan pobre haya encargado un yate así no deja de constituir una extravagancia insultante”, destacó Hayman, director de campañas de dicha ONG, que también criticó que países como Alemania o Estados Unidos sean lugares seguros para la riqueza de este excéntrico millonario de 41 años.

El desarrollo de este proyecto de megayate, al que se la ha bautizado como Zen, es solo la punta del iceberg. Y es que, según esa organización, desde que en 1979 Obiang llegara al poder mediante un golpe de estado, el gobierno continua ofreciendo un ambiente represivo a la ciudadanía, donde los niveles de pobreza se han disparado en las últimas décadas. Y todo pese a que en los noventa se encontraron grandes reservas de petróleo que no terminan de llegar a los habitantes pero sí a las esferas de poder. Global Witness también acusa a Obiang de saquear el pueblo y ha denunciado el lujoso estilo de vida de su hijo. Teodorín posee una mansión de 35 millones de dólares en la nada barata zona de Malibú, en California. Otra de sus pertenencias es, un avión privado de lujo y una gran flota de coches de los más caros del mercado. Teodoro Obiang es Ministro de Agricultura y gana 6.799 dólares al mes. Según dicha ONG, tardaría más de 4.000 años en pagar todas sus posesiones.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com