Saltar al contenido

El primer hombre en cruzar andando la selva del Amazonas

Su experiencia como ex militar británico, ayudó a Ed Stafford en recorrer el Amazonas caminando durante 28 meses. En su viaje tuvo que soportar una gran cantidad de picaduras de insectos, ataques de animales e, incluso, la enemistad de los indígenas que pueblan en la selva.

En el sur de Colombia se encuentra una de las selvas más impresionantes y peligrosas del mundo, la selva Amazónica. 109.665 km² capitaneados por el Río Amazonas, el más largo y caudaloso del mundo. Éste recorre Sudamérica de oeste a este y su ciclo natural transcurre desde las cumbres de la cordillera de los Andes en Perú, pasando por Colombia y llegando a la costa atlántica de Brasil, un total de 7.062 km. El Amazonas, que es como popularmente se le conoce, alberga también diferentes parques naturales de incalculable valor natural y ecológico como el Amacayacu, Cahuinarí, Río Puré y el Parque nacional natural Yaigojé-Apaporis, aparte de otros tres ríos que subyacen de él, río Caquetá, Putumayo y Apaporis.

Visible desde el espacio exterior, el Amazonas también esconde una de las reservas de animales, incluyendo aves, más importante del planeta. Pero también es de los más peligrosos. Y es que jaguars, caimanes, anacondas, arañas… y un largo etcétera de especies o andan a sus anchas por él y no quieren ni oír que hablar de la presencia del ser humano. A sabiendas de todo esto, un ex militar británico quiso desafiar los peligros que esconde este rincón privilegiado del planeta y decidió cruzar andando toda la Amazonia en línea recta. Ed Stafford partió el 2 de abril de 2008 desde Nevado Mismi en Perú decidido a seguir el transcurso del río Amazonas con el objetivo de llegar en 2010 a la costa brasileña. Y lo consiguió. Tras dos años de peligrosas caminatas, Stafford se convirtió en el primer hombre en cruzar la famosa selva.

¿Cómo sobrevivió? Tres fueron sus alimentos habituales, arroces, frijoles y pescados, incluso llegó a comer pirañas. Eso sí, en su travesía tuvo que hacer frente a más de 50.000 picaduras de mosquitos y abejas (obviamente, iba con todas las vacunas necesarias antes de emprender tal aventura), ataques de animales e incluso fue acusado en dos ocasiones de asesinato por indígenas. En total 28 meses con la única compañía de Gadiel Cho Sánchez Rivera, otro aventurero que le acompañó desde el quinto mes, “comencé a caminar con Ed inicialmente porque sentí la responsabilidad de tratar de ayudarle en un área muy peligrosa, donde hay gran cantidad de  traficantes de drogas y tribus indígenas hostiles”, declaró.

Este ex militar natural de la localidad de Leicestershire,  estuvo a punto de no completar esta hazaña. A tan solo 85 kilómetros de su meta en Brasil, se desmayó a causa del cansancio y el malestar. Finalmente pudo llevarla a cabo y escribir “Tarea cumplida” en su Twitter. El ex militar había planeado completar el viaje en un año, pero el tiempo se prolongó por diferentes inundaciones que le obligaron a caminar en una ruta 3.200 km más larga que los 6.400 km de extensión del río Amazonas.

Vídeo

Sergio Delgado – redactor de www.alasviajeras.com