Saltar al contenido

Encuentran la ciudad desaparecida de Heraklion

Los océanos y mares siguen siendo los mayores poseedores de tesoros. Joyas ocultas en las profundidades de las aguas y muchas de ellas, fieles reflejos de antiguas culturas que brillaron hace miles de años. Historias y leyendas que sitúan al azul del mar como el guardián de ciudades y pueblos soterrados a kilómetros de profundidad.

Uno de estos últimos grandes tesoros descubiertos por el hombre se ha dado en Egipto. Se trata de una ciudad absorbida por el mar Mediterráneo hace más de 1.500 años. Una urbe de destacadas dimensiones que actuaba como centro internacional de comercio y, a su vez, un importante centro religioso.

Las ruinas, encontradas a 15 kilómetros de profundidad, se han hallado cerca de la vieja ciudad de Alejandría, en la bahía de Aboukir. Y según los restos, podría haber sido una destacada entrada para el comercio entre los mares del Nilo y el Mediterráneo.

Entre las joyas encontradas, más de 60 navíos diferentes – lo que pone en evidencia su destacado cariz comercial- y 700 anclas. También, pesos de Atenas, monedas y tabletas gigantes con inscripciones en lengua egipcia y griega. Aparte, 16 esculturas –la mayoría con restos femeninos- y un sarcófago. No obstante, la búsqueda continua ya que una serie de columnas de diferentes edificios han aparecido en los últimos rastreos.

La ciudad desaparecida de Heraklion supone para la comunidad de antropólogos y egiptólogos uno de los mayores descubrimientos realizados en la época contemporánea ya que ayuda a reconstruir de una forma más fidedigna el pasado de esta región. Pero, ¿por qué fue tragada por las aguas? Posiblemente un terremoto terminó de desprender esta ciudad de las orillas egipcias y sus edificios y navíos que esperaban para surcar los mares, terminaron por ceder.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com