Saltar al contenido

Un jeque árabe compra un pueblo en Barcelona

Se trata Peguera, un municipio abandonado cercano a los Pirineos en la sierra de Ensija-Rasos de Peguera e incluido en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN). La compra se ha realizado tras un pago de 3,6 millones de euros.

¿Estás cansado de tus vecinos? ¿Vives obsesionado con el silencio y la tranquilidad? ¿quieres vivir a tu aire sin que nadie te moleste? La solución está clara: cómprate un pueblo y encima, sin salir de España. Y es que la continua tendencia en cuanto al abandono de las zonas rurales en beneficio de las ciudades que vive el país desde los años 60 continúa en pleno siglo XXI y más con la crisis económica, donde el trabajo en las zonas rurales ha disminuido a marchas forzadas.

Más de 2.800 pueblos se encuentran completamente abandonados en todo el territorio nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La mayoría en la comunidad de Galicia con el 44% del total de éstos. Le siguen Asturias y la Comunidad de Madrid, donde el 22% del total  de pueblos no cuentan ni con un solo habitante. Pero casi ninguna provincia española se escapa de esta situación, que ha llamado la atención de inversores y multimillonarios de otras partes del mundo.

Es el caso del pueblo barcelonés de Peguera, incluido en el municipio de Fígols y a escasos kilómetros de los Pirineos. Con una superficie de 1.800 hectáreas, de las cuales incluso la mitad se encuentran dentro de la sierra de Ensija-Rasos de Peguera, incluida en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN), Peguera se encuentra deshabitado hace más de medio siglo y eso pese haber sido una importante zona minera en los albores del siglo XIX en esta región catalana.

Un jeque multimillonario de los Emiratos Árabes y del cual no ha trascendido su nombre se ha hecho con este pueblo por 3,6 millones de euros. Dicha cantidad ha ido a parar a las arcas de la familia Olano, fundadora de la empresa Carbones de Berga y la última propietaria de este municipio, alejado de grandes zonas de comunicación pero con algunos monumentos de importante riqueza histórica.

Peguera cuenta con las ruinas de un antiguo castillo de varios siglos de historia, algunas casas semiderruidas y centenarias –alrededor de 40- y lo más importante, una iglesia, la de San Miguel, de origen románico. El susodicho jeque, que solo se sabe que está vinculado a Harald Kuster, un promotor de un centro de aves rapaces en cautividad en la finca de Cavallera de Canalda, en Odèn, provincia de Lleida, de momento no ha dicho para qué quiere este pueblo barcelonés ya que no tiene intención ni de mudarse ni de construir. Cuentan los vecinos de los municipios adyacentes, que éste ya visitó el pueblo abandonado y se quedó prendado de su entorno natural.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com