Saltar al contenido

La espectacularidad de la Ciudad Prohibida de Pekín

A punto de cumplir su sexto centenario, este gran complejo arquitectónico es todo un símbolo de la historia de China. En ella han residido hasta 24 emperadores  de las dinastías Ming y Qing. En la actualidad, y tras la abdicación en 1912 del último emperador, es un museo con más de un millón de piezas únicas y de incalculable valor.

Su misterio y su magnificencia la han convertido en uno de los sitios turísticos más importantes de China. El cine y la literatura han contribuido a aumentar su leyenda y el número de turistas que la visitan no para de crear año tras año. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace casi dos décadas, la emblemática Ciudad Prohibida es uno de los grandes complejos arquitectónicos del pasado que se conservan intactos en la actualidad. Un total de 980 edificios construidos entre los años 1406 y 1420 y que llegan a ocupar una extensión de 720 000 m².

Se encuentra en el centro de Pekín y su importancia radica en que durante más de 500 años fue el hogar de los emperadores que gobernaban el gigante asiático, así como el espacio donde vivía su corte, se llevaban a cabo eventos políticos y ceremonias religiosas de gran importancia. La Ciudad Prohibida es todo un ejemplo de la arquitectura tradicional de los palacios chinos de la época y es tal su importancia que ha inspirado a multitud de edificios posteriores en esta parte de Asia. La madera es el elemento arquitectónico más importante de esta gran Ciudad.

Su historia es como sus edificios, un interesante conglomerado de matices y leyendas que contar. Sus orígenes datan de la dinastía mongol de los Yuan, sin embargo tras el establecimiento de la dinastía Ming y el traslado de la capital de Pekín a Nankín, la Ciudad Prohibida fue mandada a quemar. Cuando el hijo del emperador, Zhu Di, se convirtió en el jefe del estado, volvió a situar la capital en Pekín y emprendió la reconstrucción de la actual Ciudad prohibida. Más de un millón de trabajadores participaron en su puesta a punto, gracias al traslado de unas maderas específicas procedentes de las junglas del suroeste de China y unos ladrillos dorados cocidos especialmente para ello en los hornos de la ciudad de Suzhou.

La dinastía Ming vivió en ella hasta que en 1644, unos rebeldes capturaron a los integrantes de la misma y quemaron parte de la Ciudad. Afortunadamente poco cambió y en unos años el joven Shunzhi fue proclamado gobernante de toda China bajo la dinastía Qing. También durante la Segunda Guerra del Opio fue de nuevo atacada por las fuerzas anglo-francesas que la ocuparon hasta que el conflicto bélico disparó sus últimas balas. Después de haber sido el hogar de hasta 24 emperadores -14 de la dinastía Ming y 10 de la dinastía Qing— la Ciudad Prohibida acabó dejando de ser el centro político de China en 1912 con la abdicación de Puyi, el último emperador del país.

De forma triangular, la Ciudad Prohibida posee actualmente 9.999 estancias y fue diseñada para ser el centro de la antigua ciudad amurallada de Pekín. Se encuentra dentro de una zona amurallada llamada la Ciudad Imperial y su importancia sigue siendo tanta que su eje central norte-sur es el eje central de la capital china. La rodea una muralla de 7,9 metros de altura, un foso lleno de agua de 6 metros de profundidad y cuatro torres, una en cada esquina. Sigue siendo todo un símbolo para budistas, chamanistas, tibetanos,  y taoístas y su decoración es todo un homenaje a cada una de estas religiones. En el exterior, está rodeada de grandes jardines imperiales como son el parque Jingshan, el Beihai y Zhongnanhai, al oeste, además de dos importantes santuarios, el Imperial del Estado y el Imperial de la Familia.

Actualmente está gestionada por el Museo del Palacio, y cuenta con una gran colección de objetos que pertenecieron a las dinastías Ming y Qing. Más de un millón de obras de arte únicas y piezas de cerámica, bronce, pinturas, relojes, objetos jade y otras de la vida cotidiana y los protocolos ceremoniales, de incalculable valor.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com