Saltar al contenido

La primera línea ferroviaria entre Europa y Asia en 2015

Estambul ha sido la gran promotora de este túnel ferroviario que une Asia y Europa  y donde una parte del mismo circulará por debajo del estrecho del Bósforo. Diferentes empresas españolas han participado de forma importante en este proyecto, que se trata de un acercamiento más entre los dos continentes.

A partir de 2015, desplazarse desde Europa a Asia y viceversa será mucho más fácil gracias a un túnel ferroviario bajo la ciudad de Estambul y que cruzará el Bósforo turco. Los europeos y asiáticos que quieran cruzar de continente en poco menos de cinco minutos podrán hacerlo y sea por el motivo que sea.

El proyecto, en mente desde 1891 como idea del sultán otomano Abdülhamid que encargó a ingenieros franceses un proyecto de túnel bajo el mar que no llegó a realizarse, ha tardado nueve años en construirse. Y lo ha hecho gracias a una financiación de más de 3.300 millones de euros para sus más de 13 kilómetros, de los cuales 1,4 serán subterráneos. Este doble túnel recibirá el nombre de Marmaray y trasladará a 1,5 millones de pasajeros de forma diaria.

Será la primera conexión ferroviaria entre ambos continente y ha sido posible gracias a la doble financiación por parte del Gobierno turco en sus ansias de acercarse a Europa, y el apoyo económico del Banco de Japón. El grupo español, OHL, por su lado ha sido el encargado del 70% de las líneas férreas. Aparte de OHL, también han participado en la obra otra española, Dimetronic, el grupo alemán Siemens y el consorcio turco-japonés TGN.

Sin embargo, Marmaray nunca ha estado exento de polémica. Para muchos, se trata de una obra faraónica y, en gran parte, innecesaria ya que dicho capital debería aplicarse a mejorar las infraestructuras y la vida de los turcos. Su gran defensor, el alcalde de Estambul, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado que esta gran obra de ingeniería traerá riqueza a la ciudad.

Y por otro lado, los defensores de los grandes hallazgos arqueológicos que se han ido encontrando a medida de que se llevaba a cabo el proyecto. Entre ellos, el descubrimiento de una treintena de navíos bizantinos, que representas la mayor flotilla medieval jamás descubierta.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com