Saltar al contenido

La vuelta al mundo, sin usar el avión

Este presentador de televisión británico ha batido su propio récord. Cruzar las fronteras de los 193 países miembros de las Naciones Unidas con un presupuesto mínimo de 75 euros al día. Pese a ser encarcelado en el Congo acusado de espionaje, entre otras anécdotas, ha completado un viaje de cuatro años y más de 250.000 kilómetros. Todo un hito.

Han sido cuatro años de largo viaje, pero la travesía ha merecido la pena. Al menos, eso es lo que piensa el aventurero Graham Hughes, un director de cine y presentador de televisión británico de 34 años que en noviembre de 2012 finalizó una peculiar vuelta al mundo. La hizo mientras llevaba a cabo su propio programa de televisión “El mundo de Graham”, para la cadena National Geographic Adventure.

Con 201 países a sus espaldas, este joven original de Liverpool y aficionado a la búsqueda constante de nuevos retos y con la intención de lograr su propio récord mundial, finalmente ha conseguido uno: dar la vuelta al mundo sin usar el avión. Eso sí ha tenido que hacer frente a una gran cantidad de autobuses, trenes, taxis e incluso largas caminatas para completar 257.495 kilómetros en sus más de 1.400 días de peregrinaje. Y rizando el rizo, con un presupuesto nada abultado por semana: tan solo 75 euros. Con este poco dinero, ha tenido que dormir, comer, desplazarse y gestionar los demás gastos que le han podido surgir en cada uno de estos países.

El viaje empezó el 1 de enero de 2009 en Liverpool y finalizó en noviembre de 2012 en uno de los estados más nuevos del planeta, Sudán del sur. Hughes no hizo otra cosa que abrir una botella de champán para celebrar dicha hazaña que ahora podrán contemplar, desde el mismo salón y sin salir de casa, los telespectadores de medio mundo gracias a un video en el que cada nación solo ocupa solo un segundo.

Y es que en su trayectoria, donde cruzó la frontera de los 193 países miembros de Naciones Unidas -aparte de Taiwán, Kosovo, Sáhara Occidental y Ciudad del Vaticano-, las anécdotas han sido numerosas, tanto que se plantea poder narrarlas en un libro. Entre ellas, sufrió el hundimiento de un barco que la llevaba a Cabo Verde, se vio inmerso en un enfrentamiento con musulmanes radicales en Filipinas e incluso fue encarcelado en el Congo acusado de espía. Entre todos estos lugares, confiesa que la isla Palau del océano Pacífico ha sido su estado preferido, donde ha quedado enamorado de sus grandes y naturales playas.

No solo ha batido su propio récord y ha filmado un programa de televisión para la cadena donde trabaja. También ha podido recaudar unas 9.000 libras esterlinas, o lo que es lo mismo casi 10.500 euros para una ONG con la que colabora, WaterAid.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com