Saltar al contenido

Sentineleses, la tribu más aislada del planeta

Pocas fotografías y pocos datos existen de esta tribu. Fueron captados disparando flechas a un helicóptero que sobrevolaba su isla durante el tsunami de 2004. Está consideraba una de las últimas que permanecen prácticamente sin tener influencia de la civilización moderna, resistiendo al contacto con el mundo exterior desde hace 60.000 años.

A lo largo y ancho de los continentes, miles de tribus siguen viviendo como lo hacían sus ancestros, modos de vida alejados del mundanal ruido y de las costumbres occidentales. La caza, la pesca o la recolección siguen siendo su modo de vida, y su día a día poco tiene que ver con el mundo tecnológico desarrollado en pleno siglo XXI. Construcciones donde residen que apenas han cambiado a lo largo de la historia y costumbres milenarias trasladadas de generación en generación e imposibles de entender a los ojos del ciudadano moderno.

La Organización de las Naciones Unidas estima en 300 millones la cantidad de población indígena que hoy en día aún habita en el mundo, o lo que es lo mismo 5.000 pueblos asentados en 70 países de los cuales cerca de 60 millones persisten en América Latina, el resto lo hace en África, Asia y Oceanía. Europa  es la región del planeta con menos número de estos habitantes, con aproximadamente unos 80.000 y localizados todos en Escandinavia. Sin embargo, las acciones del hombre, la explotación de los recursos naturales y el interés del mundo occidental por descubrir los secretos de estas tribus han hecho recortar la distancia entre estas y el resto de la población. Las tribus indígenas ven cada vez más reducidas sus parcelas de vida, lo que ha llevado desde hace décadas a algunos gobiernos a poner en marcha programas para su respeto y asegurar así su futuro y conservación.

Aunque muchas de estas tribus ya han tenido contacto con el hombre moderno y han introducido nuevos elementos de éste en sus tipos de vida, aún las hay que defienden con ahínco los muros inquebrantables de sus poblados y la área geográfica donde han vivido siempre. Y es que en la actualidad pocas son las tribus completamente aisladas del resto del planeta, viviendo en un micromundo donde la naturaleza es su única compañía además de lo único que conocen. Una de éstas es la tribu de los sentineleses que habitan en la isla Sentinel del Norte. Se trata de una pequeña porción de tierra de 72 km² y unos 8 km de ancho en el archipiélago indio de Andamán, en el golfo de Bengala del Océano Índico. Poco se sabe sobre ellos y apenas existen fotografías de sus habitantes, de los que según estimaciones tan solo viven unas 40 personas (aunque otros censos hablan de 500).

Ocultos en la vegetación de la isla fueron fotografiados tras el tsunami de diciembre de 2004 que sacudió está parte del planeta. Los sentineleses fueron captados disparando flechas a un helicóptero que sobrevolaba su isla y es que éstos se encuentran entre las últimas tribus que permanecen prácticamente sin tener influencias de la civilización moderna, resistiendo al contacto con el mundo exterior desde hace 60.000 años. Ya en el siglo XIII el famoso aventurero Marco Polo escribía sobre ellos que “si un extranjero llega a sus tierras lo matan inmediatamente y acto seguido se lo comen“. En enero de 2006, por ejemplo, acabaron con la vida de dos pescadores que se acercaron a sus playas a pescar cangrejos. No conocen el fuego, ni la agricultura, según diferentes estudios fueron una de las primeras poblaciones emigradas de África y fabrican herramientas y armas de metal que obtienen de los restos de los barcos que llegan a sus arrecifes. No conocen las enfermedades del mundo moderno y su población se encuentra entre las más longevas del planeta.

Vídeo

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com