Saltar al contenido

Un millonario neozelandés compra la isla de Budelli (Cerdeña)

Poseedor de varias empresas en Suiza, Michael Harte ha cumplido su sueño de tener su propia isla tras pagar varios millones de euros en una subasta. Sin embargo, ésta ocupa una parte de un Parque Natural lo cual le complicado los planes para poder disfrutarla.

Nos ponemos en situación, y es que nos sobra el dinero y nuestro sueño siempre ha sido el poder tener una isla para nosotros solos. Pero no una de esas islas perdidas en el Caribe con grandes resorts y compartida con miles de turistas ávidos de hamacas y zumos de coco, no. Sino una isla para uno mismo, donde hacer lo que nos dé la gana, cuando queramos y cómo queramos. ¡La hemos comprado nosotros y es nuestra, faltaría más!

Pues esto es lo que le ha sucedido a un banquero neozelandés para el que, parece, la crisis ha pasado de largo. Michael Harte es millonario y propietario de varias empresas en Suiza. Ha decidido cumplir un sueño de juventud, el tener su propia isla. En esta ocasión, ha adquirido un trozo de paraíso europeo llamado Budelli, un archipiélago próximo al estrecho de Bonifacio. Se encuentra en el norte de la italiana Cerdeña, un paraíso casi virgen de algo más de 1,6 kilómetros cuadrados de arena rosada, abundante vegetación y enormes playas.

Harte ha pagado la friolera de casi 3 millones de euros por hacerse con este vasto territorio tras ganarlo en una subasta. Sin embargo, hasta aquí acaba el sueño, al menos de momento, de este exitoso empresario. Buselli forma parte del Parque Nacional de la Maddalena y cómo tal: ni podrá construir, ni podrá modificar la estructura ni el ecosistema de la isla y, ni tan siquiera, podrá poner un pie en la isla sino lo hace acompañado por personal laboral de dicho Parque. A Harte parece no importarle ya que se declara como un “verdadero ecologista” y estaba enamorado de esta región de la tierra desde hace muchísimos años. Budelli tiene un total de costa de 12,3 kilómetros y su punto más alto es el Monte budello, a los 87 metros de altura.

Sus abogados le describen como un hombre que participa activamente en “la conservación de la flora y fauna marina y terrestre, que ha vivido en varias partes del mundo y que participa en diversos proyectos de conservación“. El presidente del parque, Joseph Bonanno, también ha querido dejar claro que antes que nada está la conservación de la isla, por si Harte decidiera algún día construir, lo que será imposible. Sin embargo el debate entra la población local ya está servido, ¿por qué motivos un Parque Natural vende una parte del mismo? ¿Esta operación tiene un trasfondo económico para poder costear el mantenimiento del mismo parque?

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com