Saltar al contenido

Plaza del Comercio

Antiguamente, desde ella entraban y salían las mercancías desde el puerto de la ciudad. La Plaza del Comercio se ha convertido en una de las plazas más concurridas y visitadas de la ciudad. El terremoto que destruyó gran parte de Lisboa, en 1755, derrumbó el Palacio Real que ocupa una parte de la extensión de la plaza y desde ella se pueden coger los barcos para hacer excursiones por el río Tajo. En ella hay un homenaje al monarca portugués Jose I, al mando del país en tiempos de dicho terremoto, y el Arco Triunfal da Rua Augusta.