Saltar al contenido

Recorriendo el mundo vestida de novia

Jennifer y Jeff son una pareja norteamericana de recién casados que están dando la vuelta al mundo vestidos de novios. Su intención es hacerse fotos con semejante indumentaria visitando los lugares más emblemáticos del planeta y realizando deportes de aventura.

Seguramente quedaríamos muy extrañados al ver a una mujer vestida de novia sentada a  nuestro lado en un avión. Y nos llamaría mucho la atención ver a otra con su vestido blanco y su velo haciendo turismo por una ciudad cualquiera cámara en mano. Pues, ojo, ¡es posible que esto te pueda suceder el día menos pensado! Y más desde que una joven norteamericana llamada Jennifer Salvamento y su marido Jeff han decidido viajar por todo mundo vestidos con la misma ropa que llevaban el día de su boda.

No es que hayan perdido la cordura y esperamos que encomienden sus vestimentas cada cierto tiempo al jabón y al agua, si no que se trata de un reto que se ha propuesto seguir esta pareja como viaje de novios. ¿Cuál es el objetivo que persigue? encontrar la mejor estampa para realizar las fotografías de recién casados y, de paso, una perfecta  excusa para no terminar nunca su luna de miel. Y es que ya llevan recorridos 17 países, andado más de 2000 kilómetros en busca del mejor decorado para sus fotos y tomadas alrededor de 136 perfectas instantáneas.

Jennifer y Jeff pidieron a su diseñador un vestido de novia capaz de soportar grandes viajes, aventuras y riesgos. El lugar de la boda así lo merecía, un volcán situado en la isla de Pascua, en pleno Pacífico. El vestido de ella, sobre todo, debía ser resistente al arduo pavimento del volcán y una vez confeccionado decidieron aprovecharlo más y dar la vuelta al mundo con él y hacer pequeñas locuras. No solo visitaron las elegantes París o Praga con sus fotos pertinentes, también vestidos como tal se montaron encima de camellos en Egipto, hicieron rafting por Brasil, subieron al extremo más alto del Gran Cañón del Colorado de EEUU e, incluso, se tiraron en paracaídas. Para los interesados, el vestido aún resiste y ellos continúan con su eterna y original luna de miel.

Sergio Delgado – redactor de www.alasviajeras.com