Saltar al contenido

Salto Ángel, la gran atracción natural de Venezuela

Situado en el Parque Nacional Camaina es una de las maravillas naturales más grandes y visitadas del mundo. Presente una cascada de 970 metros de altura y se puede llegar a ella por avioneta o en una larga travesía por tierra y ríos de 13 horas de duración.

Ha inspirado alguna de las escenas más recordadas de películas tan famosas y premiadas como Up, de Disney Pixar, o Avatar, producida por James Cameron. Y cada año, miles de aventureros y turistas cruzan la frondosa selva venezolana para comprobar in situ la espectacularidad de este fenómeno de la naturaleza en todo su esplendor. Se trata de Salto Ángel, el salto de agua más alto del mundo.

Localizado en el Parque Nacional Camaina, el estado de Bolívar, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1994. 979 metros de altura, de los cuales 807 son de  caída ininterrumpida desde lo alto del Auyan-tupei, una meseta abrupta de cima plana también llamada montaña del diablo, que puede presumir de ostentar una gigantesca altitud de 2.535 metros y abarcar hasta 700 kilómetros cuadrados.

Este Parque Nacional Camaina, que tiene una extensión parecida a lo que podía ser el país de Bélgica, tiene en el Salto Ángel su principal foco de turismo, aparte de su espectacular y fastuosa naturaleza que le rodea. Su descubridor fue Jimmie Angel, un aviador americano que a los 48 años logró posarse sobre la cima del Auyan-tupei y vislumbrar la espectacularidad de este salto de agua, considerada la cascada más grande del mundo. Más tarde, Angel tardó en regresar a la civilización, caminando por la selva, durante 11 días junto a otros dos compañeros.

Salto Ángel llegó a ser una de las finalistas a las Siete maravillas del mundo moderno y  su descubrimiento procede de tiempos aún más lejanos. Los indígenas ya lo conocían, y también los exploradores españoles que llegaron a Venezuela en los siglos XV y XVI. Félix Cardona, un capitán de la armada venezolana ya divisó el gran alto escribiendo artículos y dibujando mapas que ayudarían a Jimmie Angel a llevar acabo su proeza.

Pero, ¿cómo se puede llegar a este punto de la selva de Venezuela? No es nada fácil. Una opción es hacerlo mediante avioneta desde ciudades como Caracas o Bolívar aterrizando en un punto cercano. Otros, prefieren hacerlo cruzando los ríos y las tierras en excursiones que pueden llegar a durar hasta 13 horas  desde pueblos como Puerto Ordaz y Santa Elena de Uairén, considerado el último pueblo al sur de Venezuela, a sólo 20 minutos de la frontera con Brasil.

En el peor de los casos, después de tantas horas de viaje puede nublarse el día y la densa niebla tapar el Salto Ángel, siendo imposible contemplar su opulencia y gran belleza natural. Y es que este fenómeno natural es 15 veces más grande que las famosas cataratas del Niágara. En sus inmediaciones residen los indígenas Pemón, considerados los habitantes naturales del país y guardianes de estos bellos paisajes, considerados como la segunda mayor área protegida de Venezuela y sexta en el mundo.

Sergio Delgado – redactor www.alasviajeras.com