Saltar al contenido

Un millón de euros por semana por navegar en el Quattroelle

Un millón de euros por semana por navegar en el Quattroelle

Las Islas Canarias se han convertido en un lugar idóneo para atisbar los yates más lujosos del mundo, cada vez más frecuentes en sus puertos.

Si tienes la posibilidad de gastarte un millón de euros a la semana y no sabes en qué, nosotros te damos una pista. El primer ministro de Qatar, el jeque Hamad Bin Yasem Al Thani, alquila por esta módica cantidad su megayate, bautizado como Quattroelle. A este precio además hay que sumarle los gastos de facturación que cobra la agencia Moran Yacht & Ship, encargada de su gestión.

Construido por el astillero líder alemán Lursen, esta flamante embarcación estuvo amarrada hace unas semanas en el muelle de Santa Catalina en Las Palmas de Gran Canaria en su viaje en dirección a las playas del Caribe, lo que causó una gran expectación entre los habitantes y turistas de la isla.

Y no es para menos, sus 133 metros de eslora no pasan desapercibidos y están al alcance de muy pocos. De hecho, el Quattroelle es el duodécimo yate más grande y lujoso de todo el mundo y necesita una tripulación de 28 miembros para su mantenimiento.

Diseñado tanto interior como exteriormente por el prestigioso estudio veneciano Nuvolary & Design Lenardk, luce un estilo deportivo y altamente lujoso, posee seis cabinas individuales para 12 personas y ventanas de media luna en su cubierta principal.

También tiene un amplio gimnasio, spa, cine, salón de belleza, galería de arte, diferentes equipos de buceo y hasta cuatro motos acuáticas incluidas. El diseño de embudo y su fórmula invertida crea la silueta distintiva del Quattroelle, que además celebraba su viaje inaugural antes de amarrar en Canarias procedente del puerto noruego de Kristiansand.

Canarias es óbice del paso de 600 de estos mega yates cada invierno, siendo uno de los destinos preferidos por los propietarios de este tipo de embarcaciones debido a su posición geográfica. La mayoría en manos de multimillonarios jeques árabes, no son los únicos que pueden costearse estos caros barcos.

Otra localidad canaria, Santa Cruz de Tenerife atisbó hace poco el Atessa IV de 100 metros de eslora y capaz de navegar a 23 nudos por hora, o sea 42 km. Es el más lujoso yate de Norteamérica y propiedad del magnate industrial estadounidense Dennis Washington, de 78 años y uno de los 200 hombres más ricos del planeta con una fortuna que sobrepasa los 5.200 millones de dólares.

El Atessa IV tiene poco que envidiarle al Quattroelle árabe, ya que cuenta con un helipuerto, gimnasio, cine, jacuzzi, piscina, spa y habitaciones capaces de albergar a 28 invitados, atendidos por 21 personas de tripulación. ¿Su precio? Otra nimiedad, 200 millones de euros. Se necesitaron cuatro años de trabajo, diez ingenieros y 240 trabajadores para construir sus cuatro niveles interiores.

Vídeo

Sergio Delgado – redactor de www.alasviajeras.com