Viajar a BARÉIN


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

 

Baréin

Viajar a Baréin es visitar el país más pequeño del Golfo Pérsico con 760 km² y donde apenas residen 1, 3 millones de personas. Este reino, cuya capital es Manama, tiene en el árabe su idioma oficial, y su jefe de gobierno es el rey Hamad ibn Isa Al Khalifah. Lo conforman un total de 33 pequeñas islas y ha estado habitado por nómadas desde hace millones de años. Su posición estratégica ha hecho que persas, griegos o asirios intentaran hacerse con su controlo, aunque finalmente lo hicieron los árabes. La isla de Baréin es la isla principal, donde se haya su capital. Destaca por una geografía plana donde apenas sobresalen montañas, algunas son Jabal ad-Dukhan y desiertos y pantanos son bastante frecuentes, siendo solo algunas tierras dignas para el cultivo. Otras islas famosas son Hawar por su proximidad a Catar o Muharraq. Su clima es húmedo y caluroso durante todo el año con lluvias concentradas en un par de meses solamente y sobresale su biodiversidad con más de 300 clases de pájaros.

Posee cinco áreas protegidas como son las islas Hawar y Mashtan, la bahía Arad y la Tubli y el Parque de la vida salvaje Al Areen. También sobresalen sus cientos de plantas diferentes, mamíferos y reptiles. Baréin está dividido en cinco administraciones y perteneció al imperio persa antes del siglo III a. C. Con la llegada del islam, diferentes dinastías -entre las que destacan los Partos- pasaron a controlar este territorio. En el siglo IX, la secta de los cármatas controlaron el país, más tarde una serie de tribus se lo disputaron en sucesivos siglos, como los abasidas,  beduinos y los uyunidas. Portugal invadió Baréin en el siglo XVI y más tarde por Irán y Reino Unido.  En su economía, destaca el petróleo, las finanzas, el turismo, el gas, cemento y aluminio. El inglés es muy utilizado en este reino, y el ejército de los EEUU mantiene unos acuerdos de colaboración con él. En arte, destaca su impronta pujante en el expresionismo y el surrealismo.

Realizar un viaje a Baréin es visitar su gran mezquita, el museo nacional, el captador de viento, fortificaciones como el Qal'at al-Bahrain, el museo Beit Al Quran, la mezquita de Al Khamis, la fortificación de Arad en Muharraq, el templo de Barbar, montículos funerarios, el templo de Saar, el Shajarat-al-Hayat, sus numerosos y grandes centros comerciales, como el Bahrain City Centre, el zoco de Manama y el de Oro, las Torres gemelas del Bahréin WTC, las del Bahréin Financial Harbor (BFH), la torre del NBB, la Torre Almoayyed y Abraj Al Lulu. Viajar a Baréin es también ver la famosa calzada del rey Fahd, el museo Oraifi, Diraz, Sitra, Riffa, Karbabad o pueblos como Al Jasra. También es habitual la práctica de buceo y deportes acuáticos en sus costas.

 

 

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias

Memoria usada: 41529.1 KB de 45824 KB
Próximamente