Viajar a LÉRIDA


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

Lérida

 

Viajar a Lérida es visitar la segunda ciudad más importante de las cuatro que componen la comunidad autónoma de Cataluña. Engloba a casi 400.000 habitantes contando con su área metropolitana y tiene una gran extensión que supera los 200 kilómetros cuadrados. En el s. XIII se funda la segunda universidad más antigua de toda España -solo detrás de la de Salamanca- lo que pone de manifiesto la importancia de esta región desde hace siglos. Es famosa por albergar unos impresionantes paisajes y por ofrecer un turismo rural de calidad, sobre el que basa buena parte de su economía. El sector servicios, su pujante industria manufacturera y su elevado número de celebración de congresos ratifican a esta como una ciudad de vital importancia en la radiografía económica catalana. Habitada desde tiempos de la edad de Bronce y conquistada por romanos y musulmanes, Lérida ofrece uno de los sistemas sanitarios y educativos mejor valorados de todo el país.

 

Planear un viaje a Lérida es fijar una visita obligada a su famosa catedral vieja del s. XIII, el parque de la Mitjana, la catedral nueva del s. XVIII, el convento de Roser, el castillo de la Zuda, la iglesia neogótica de san Juan, el museo Morera de pintura o el diocesano, el centro de arte de la Panera, el antiguo hospital de santa María, el parque de los campos elíseos, el oratorio de la virgen de los Dolores, la iglesia románica de san Martín, la Llotja, el castillo templario de Gardeny, el arbotèrum o jardín botánico, el parque Las Balsas, la famosa estatua de Indibíl y Mandonio y, por supuesto, sus hasta 40 fuentes repartidas por toda la ciudad. La fiesta agraria de san Miguel a finales de septiembre, la fiesta floral de la primavera y el aplec del caragol, todo un homenaje a los caracoles autóctonos, son alguna de sus citas más señaladas. Lleida, nombre en catalán de la provincia, también tiene otros lugares dignos de visitar como el valle de Castellbó, el famoso valle de Arán, el pirineo catalán o poblaciones como san Joan de l´Herm o Alfès. Se trata de la única provincia catalana sin costa pero su compleja naturaleza le hacen propicia para practicar deportes al aire libre o esquiar en invierno.

 

La gastronomía leridana es famosa por aglutinar diferentes costumbres y productos que la historia ha ido dejado entre sus habitantes. El consumo de frutas y caracoles, por ejemplo, es un hábito extenso entre su población que incluso llega a celebrar una semana gastronómica de la fruta. Como en toda Cataluña los embutidos son muy consumidos dónde destaca un embutido parecido al fuet llamado xoli. También destaca el uso de queso, mermelada, miel o setas en muchos de sus platos. Alguno de los más típicos son las cassoladas con patatas, verduras y costilla de cerdo, los guisos con carne de cordero, el arroz con conejo, alubias blancas a la leridana o las panadones, unas empanadas rellenas de espinacas, piñones y pasas. Entre sus postres, destacan los crepes, las frutas del bosque -en especial la frambuesa- o el turrón. Viajar a Lérida es degustar su versión del ratafía, un famoso licor de hierbas catalán.

 

 

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias

Memoria usada: 42884.1 KB de 47104 KB
Próximamente