Viajar a NAURU


Hoteles Hoteles Que ver Que ver Donde
comer
Donde
comer
Patrimonios
humanidad
Patrimonios
humanidad
Ciclorutas Ciclorutas Tráfico Tráfico Fotos Fotos Clima Clima

Nauru

Viajar a Nauru es viajar a una pequeña y modesta isla, de pocos recursos económicos en mitad del océano Pacífico y de apenas 21 kilómetros cuadrados con 13.000 habitantes aproximadamente. En realidad se trata de una de las islas habitadas más desconocidas del mundo ya que apenas se conservan testimonios ni escritos que puedan avalar su historia, tampoco yacimientos arqueológicos y tampoco es una isla que tenga en el turismo una de las bazas más importantes para sobrevivir.

Se comenta que pudieron ser los por melanesios y micronesios sus primeros pobladores hace millones de años, o también gente procedente de las costas de diferentes países asiáticos. Sin embargo, la historia del país no se conoce sin el fosfato que ha marcado el devenir no solo de su economía si no de su vida en general. Éste era utilizado como fertilizante y mandado a Australia, que colonizó finalmente la isla, lo que permitió a sus habitantes vivir con una buena calidad de vida. La sobreexplotación del fosfato hizo que al final este desapareciera y la mala gestión económica de la riqueza ganada, provocó que este país insular, independizado del gigante australiano en 1968, entrara en crisis y sus recursos para subsistir fueran escasos.

Nauru está formado por una sola isla, dividida en 14 distritos y Yaren actúa como una especie de capital, aunque en ella apenas viven mil personas. Posee el tribunal del país, la sede gubernamental y el parlamento, está en el sur del país y es una región con bastantes lluvias durante todo el año. En ella, está el aeropuerto de Nauru.  Alguno de otros sitios que visitar en este pequeño país son el lago Buada  o la famosa playa de Anibare. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la actualidad más del 80% de su superficie está absolutamente devastada.

[+] MÁS INFORMACIÓN

Galerias

Memoria usada: 41504.5 KB de 45568 KB
Próximamente